sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Carlos Velázquez Martínez

Televisa se rinde ante "Ya saben quién"

Pese a ser formado académicamente en instituciones privadas – Economía, en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y doctorado en la Universidad de Yale –, José Antonio Meade, ha sido siempre un apasionado y fiel seguidor del equipo de futbol Pumas de la UNAM, porque allí estudio, posteriormente, la carrera de Derecho.

Desde su juventud, Meade Kuribreña acude al estadio de Ciudad Universitaria cuando los Pumas juegan de locales. En los años 2001 al 2004 llegaba al palco de honor acompañado del periodista Joaquín López Dóriga y los hermanos Alfredo y Arturo Elías Ayub, miembros del Patronato del Club Universidad Nacional Autónoma de México.

La semana anterior Pumas enfrentó al América en doble juego de cuartos de final de la llamada Liga MX. En el primer encuentro, miércoles 2 de mayo en CU, los futbolistas patrocinados por Televisa golearon 4-1 a los universitarios.

Al día siguiente, en un evento en la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), Meade declaró ufano: “Yo si le daré vuelta al marcador. Soy orgullosamente puma, poquito menos, después de los 4-1 que nos metió el América. Pero, para compensar, de aquí al primero de julio, vamos a remontar el marcador...porque las elecciones no se ganan con encuestas”

El segundo juego lo volvió a ganar América y el marcador global fue de 6-2. Los titulares de diarios deportivos titularon el resultado así: “América imponente humilló a Pumas” “América, sin despeinarse pasó sobre Pumas”

El candidato de la Coalición “Todos por México” guardó silencio. Su analogía fue fallida y pareció ser un augurio de lo que sucederá el domingo primero de julio, porque la mayoría de las encuestas advierten una derrota contundente del PRI y su candidato.

Y por si alguna duda hubiera de la ascensión de Andrés Manuel López Obrador, en su proyecto hacia la presidencia de la república, el fin de semana se produjeron dos hechos significativos que muestran la rendición de TELEVISA ante el candidato de MORENA:

Primero, la presencia de López Obrador en el programa Tercer Grado ante los periodistas, Joaquín López Dóriga, Carlos Loret de Mola, Denise Maerker, René Delgado, Leo Zuckermann y Raymundo Riva Palacio. Que no fue entrevista, ni debate, sino una comparecencia light. Nada qué ver con el “debate” en Milenio Televisión en donde Carlos Marín, Carlos Puig, Héctor Aguilar Camín, Juan Pablo Becerra-Acosta y Azucena Uresti, se ensañaron con al candidato morenista y luego hicieron escarnio de él.

El Tercer Grado del viernes no se compara tampoco con el Tercer Grado del 2012 cuando Televisa estaba sumiso a los pies de Enrique Peña Nieto. Ahora, parece que se resigna al virtual triunfo de López Obrador y toma sus providencias, pues hasta López Dóriga se mostró dócil ante el tabasqueño.

Segundo caso, y quizá lo más significativo: Ayer Televisa rompió relaciones laborales con el periodista Ricardo Alemán, quien tenía un espacio televisivo los sábados, con un programa llamado “La Mudanza” en FORO TV.

La decisión se tomó, luego de que el periodista publicara un texto que repasaba una serie de homicidios de personajes famosos y preguntaba ¿A ver a qué hora, chairos? Analistas y colegas consideraron que se incitaba a la violencia y a cometer un atentado contra López Obrador. El tema fue ampliamente criticado en las redes sociales.

El Canal 11 secundó a TELEVISA y también rompió relaciones laborales con Ricardo Alemán, quien tenía un programa llamado “El Despertador Político”

Y es que Alemán se había dedicado, desde hace tiempo, a denostar a Andrés Manuel López Obrador, al partido MORENA y a todos los simpatizantes de éstos.

Por eso, si esos hechos no manifiestan un augurio de que el domingo primero de julio ganara la votación “Ya saben quién” entonces por qué esa sumisión de TELEVISA.