sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Carlos Velázquez Martínez

Que no le falle la mirilla a Quirino

-Ya tengo en la mira a dos que tres cabrones – exclamó Quirino, enfático - que voy a mandar a la cárcel…

-¿Quiénes son? – preguntó, maliciosa, la reportera.

-Ya lo verás, ya lo veras…

Recién había concluido el acto de protesta del Gobernador Constitucional del Estado de Sinaloa para el periodo 2017-2021.

El salón de sesiones de la Cámara de Diputados empezaba a desocuparse. La muchedumbre hacía esfuerzos para abrazar a Quirino Ordaz Coppel, quien ufano intercambiaba saludos con quien se topaba en el vestíbulo del recinto parlamentario.

-Muy bien, muy bien, gobernador – era la frase que más le repetían los primeros lisonjeros que lo abrazaban.

En un momento determinado, Quirino quedó de frente a la reportera:

-¿Qué te pareció mi discurso? Dime – inquirió – porque, es cierto eh. Nomás dime quién no cumpla, porque me lo chingo.

-Noo, pues usted lo va a saber- evadió la periodista.

-Pues, mira, ya tengo en la mira a dos que tres cabrones que voy a mandar a la cárcel – Y jactancioso continuó recibiendo halagos.

Estupefacto y escamado por la declaración del gobernante, a la periodista, el flamante Coordinador de Comunicación Social, Alberto Camacho García, la tomó del brazo y le sugirió al oído:

-Por favor, oiga, no vaya a publicar eso que le dijo el gobernador…

-Mire, Camacho – le precisó con dignidad – Vámonos respetando, usted a su trabajo y yo al mío.

No había necesidad de escamarse, si el mismo Quirino lo advirtió en su peroración cuando anunció que, promoverá la expedición de una nueva Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos y una iniciativa de reforma al Código Penal para convertir el peculado, el cohecho y el abuso de autoridad en delitos graves, para que todo aquel funcionario que haga mal uso de los recursos públicos no pueda salir con libertad bajo fianza y se quede en la cárcel.

¿O será para que los pocos que escucharon la interlocución no fueran a prevenir a los que Quirino pretende mandar a la cárcel?

Quizá por ello, desde esta semana, uno que otro funcionario del gobierno malovista andan consultando despachos de abogados con experiencia en amparos y tratados de extradición de México con otros países.

Si de verdad, Quirino quiere encarcelar a “uno que otro cabrón” tiene para escoger a los subordinados que laboraron en la Secretaría General  de Gobierno, a los de Administración y Finanzas y en la Secretaría de Salud, principalmente.

Es cosa de escarbarle en las dependencias encargadas de recaudar dinero o las que se responsabilizaron de las compras de bienes y suministros.

Ahí hay mucha tela de donde cortar, señor gobernador, ojalá y no falle como el de la espada de la justicia.