sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Carlos Velázquez Martínez

La LXII Legislatura de Sinaloa, la más burocrática

diez fotografos para un diputadoLa LXII Legislatura de Sinaloa no sólo ha sido la más improductiva, ineficaz, indolente y abúlica, sino la más burocrática, con el mayor número de personal administrativo - de base y de honorarios -,  con diputados, asesores y auxiliares sin preparación académica ni el perfil adecuado para las actividades legislativas.

            Hasta el periodo (1986-1990), la LII Legislatura estaba compuesta por 29 diputados y a partir del periodo (1994-1998), la LIV Legislatura se incrementó a 40 diputados, inclusive con más mujeres. Ahora, en la LXII Legislatura hay 18 féminas (12 del PRI,  tres del PAS, dos del PAN y una de MORENA).

            El incremento de legisladores trajo consigo más personal administrativo, de asesoría y de comunicación. El padrón se mantuvo prácticamente, entre 1998 y 2013. Es decir, cuando concluía el periodo de una Legislatura, la entrante conservaba al mismo personal. Si acaso, relevaban a algunos secretarios particulares, choferes o auxiliares.

      Diputados con cámara      Fue con la LXI Legislatura cuando se desbordó la contratación de burócratas en el Congreso del Estado bajo la presidencia del diputado Jesús Enrique Hernández Chávez. El Poder Legislativo fue irrumpido por secretarias, auxiliares, “comunicadores” y “asesores” que, consecuentemente, inflaron el presupuesto anual.

            La mayoría de diputados – principalmente los del PRI – incorporaron a la nómina a sus “jefes de prensa” fotógrafos y choferes que participaron en las campañas electorales. De tal manera, que en cada sesión, el recinto legislativo parece una escena del atrio de la catedral de Culiacán, disputándose las mejores graficas de los bautizos y graduaciones.

            Y de los auxiliares, ni se diga. Jóvenes imberbes sin perfil legislativo porque no conocen la Ley Orgánica del Congreso del Estado, mucho menos la Constitución Política de Sinaloa o la de la República.

            Por eso, la presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) Irma Leticia Tirado y sus análogos parlamentarios  resbalan continuamente cuando se realizan debates sobre iniciativas o decretos.

            De nada les sirve a los diputados tener tres o cuatro colaboradores en prensa, en análisis, o en administración. Son contados los que cuentan con personal debidamente capacitado para la asesoría legislativa.

            El reportero Gabriel Mercado del rotativo Noroeste,  hizo una investigación que se publicó el 22 de octubre, en donde señala que “El Congreso de Sinaloa gasta más en personal transitorio que en el de base” (http://www.noroeste.com.mx/publicaciones/view/en-el-congreso-de-sinaloa-se-gasta-mas-en-personal-transitorio-que-en-el-de-base-1103971).

            Entre otras cosas, señala que en el primer semestre de 2017, el Congreso de Sinaloa erogó 104.1 millones de pesos en sueldos de la burocracia. Eso representó 6.5 millones de pesos más que el mismo semestre de 2016.

            Menciona que el gasto del personal transitorio durante 2017, se incrementó en un 4.7 por ciento con relación a 2016.

            Gabriel Mercado informa que cuando inició la LXII Legislatura (Octubre de 2016), se contrataron a 96 personas en el renglón transitorio, cuando en la LX Legislatura (periodo 2010-2013)  había solamente 31 contratos laborales de personal transitorio.

            Por eso afirmamos que ésta Legislatura, no sólo es la más improductiva, ineficaz, indolente y abúlica, sino la más burocrática. Y eso, a pesar de que su gobernador, Quirino Ordaz Coppel, pregona desde el inició de su administración que hay austeridad y control del gasto.

            La productividad así lo indica: Recibieron 963 iniciativas de la Legislatura anterior, más 170 que se han presentado, suman 1,133, de las cuales están en comisiones 720. A 262 iniciativas se les ha dado la primera lectura y a 255 se les dio segunda lectura. Han sido aprobadas 255.

            De tal manera que restan 878 iniciativas por darles lectura, discutirlas y aprobarlas, en su caso.

            En conclusión ¿De qué sirve tanto personal contratado?

            (Más comentarios de Carlos Velázquez en www.sinaloaes.com)