sinaloa logo
baner sinaloa dossier
logo la cancha

16julio tomate sinaloa(Con información de El Financiero ).- Los productores y exportadores de jitomates de México alcanzaron un acuerdo con el Departamento de Comercio de Estados Unidos, el cual evita aranceles permanentes al producto mexicano, sin embargo, aceptaron algunas propuestas ‘espinosas’ de sus contrapartes.

Uno de los puntos a los que accedieron los mexicanos fue la revisión en la frontera del 92 por ciento de todas las cargas exportadas, esto con el objetivo de inspeccionar la calidad del producto, no obstante, a partir del 19 de septiembre, durante un periodo de seis meses, ambas partes explorarán los lineamientos bajo los que se emprenderían estas acciones.

“Hay un periodo de seis meses a partir del cual se va a definir cómo va a ser este mecanismo de inspección, y sí, efectivamente tiene que estar sustentado en la ley nacional en EU, porque no podría ser violatorio de su propia legislación”, indicó Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior, en entrevista.

En este sentido, Manuel Cázares, vicepresidente del Sistema Producto Tomate, consideró que existe la posibilidad de que, a medida que pase el tiempo, las inspecciones vayan disminuyendo paulatinamente.

“Si te vas a las estadísticas, nosotros tenemos una revisión del 0.3 por ciento de todos los viajes y en realidad no encuentran nada (en las cargas), entonces, yo creo que al principio van a ser un poco estrictos (con las inspecciones) y en la medida que se vea que era una medida de entretener las cosas, estrategia de negociación, esperamos que baje (la revisión)”, dijo Cázares.

En el nuevo pacto, también se acordó incrementar los precios de referencia para los tomates de especialidad y un incremento en los precios del fruto orgánico de 40 por ciento en contraste con el costo de los tomates tradicionales, sin embargo, el precio del tomate tricolor más exportado, el tipo roma (saladette), se mantiene.

Con el nuevo acuerdo se suspende la investigación antidumping contra el tomate, pero la cuota compensatoria de 17.56 por ciento sobre las exportaciones de la hortaliza mexicana permanecerá hasta que el nuevo consenso entre en vigor, lo cual se espera suceda el 19 de septiembre próximo, después de que haya un periodo de consultas de 30 días en EU.

Después de esto, se les devolvería a los productores nacionales todo lo pagado vía la cuota compensatoria en el periodo transcurrido entre el 8 de mayo y 19 de septiembre.

Si se considerara solo lo exportado entre mayo y agosto del año pasado, las autoridades estadounidenses le tendrían que regresar a los productores nacionales unos 106 millones de dólares, según cifras del Sistema de Información Arancelaria Vía Internet.

Acuerdo, paso positivo hacia T-MEC

El acuerdo para suspender la investigación antidumping contra el tomate mexicano apuntala la reactivación del libre comercio de la hortaliza entre ambos países, cuestión que, consideran, podría ser un paso positivo hacia la aprobación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Creo que también es un paso positivo para el sector y para la integración productiva en América del Norte e incluso, me atrevería a decir, para la aprobación de Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC)”, dijo Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior, en entrevista con El Financiero.

Mientras que Eugenio Salinas, secretario técnico del Cuarto de Junto y presidente de la comisión de Comercio Exterior de la Confederación de Cámara Industriales, coincidió con la subsecretaria y cree que el consenso entre ambos países en materia de la hortaliza manda una señal a los congresistas de EU.

“Son dos cuestiones que van por cuerdas separadas y que de manera administrativa y legal no tienen nada que ver el acuerdo (en tomate) con todo el proceso que está siguiendo el tratado de libre comercio, manda una señal de ánimo, manda una señal para que los congresistas americanos estén del lado de aprobar el tratado próximamente”, apuntó Salinas.

De la misma forma, agrega, al tener un acuerdo, los legisladores americanos que representan a estados donde el sector tomatero del país vecino tiene una fuerte presencia, como, por ejemplo, Arizona, California, y Florida. De alguna forma ya no tienen ese compromiso en su agenda y pueden seguir adelante con la aprobación del acuerdo.

En cuanto a los tiempos de aprobación del acuerdo, el empresario considera que es posible que cuando que regresen los legisladores de EU de su receso veraniego puedan aprobar el acuerdo, incluso en ese mismo mes.

“Yo diría y hablaría de que se ratifique para finales de septiembre, como habíamos quedado, ellos regresan el 9 de septiembre, entonces tenemos tiempo para que ellos lo discutan y lo ratifiquen en el congreso americano durante el mes de septiembre y que pasen los 90 días y que podamos verlo entrar en vigor a principios del 2020”, indicó Salinas.