sinaloa logo
baner sinaloa dossier
logo la cancha

logo con foto columnaSon casi 350 mil afiliados que están trabajando discretamente para participar por primera ocasión en la elección federal del 2021, con objetivos principales: Mantener su registro como partido político, obtener escaños y curules en el Congreso de la Unión en 2021 y apoyar la *Cuarta Transformación*

            Este fin de mes se anunciará en Sinaloa la conformación de un comité directivo estatal y, posiblemente, germinen los primeros precandidatos que participarán en la contienda electoral del próximo año.

            Y (ojo), se prevé otra rebanada de priistas que podrían incorporarse a este nuevo proyecto político, frustrados por el giro que ha dado el tricolor en los últimos años en el gobierno estatal y por lo que se avecina en la selección de candidatos *quirinistas*

            Apenas hace dos meses (14 de octubre de 2020), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE), otorgó el registro al nuevo partido político llamado *Fuerza Social por México*, cuando un mes antes, el Instituto Nacional Electoral (INE), había rechazado la solicitud por considerar que se había quebrantado la norma que prohíbe a los sindicatos incorporar a sus agremiados a un partido político.

            Y es que el bastión principal de *Fuerza Social por México*, es la llamada Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México *(CATEME)*, que dirige el senador suplente de *MORENA*, Pedro Haces Barba.

            Es un nuevo partido que se considera de una posición de centro izquierda progresista y adepto a los postulados del presidente Andrés Manuel López Obrador, con el lema *Unidos somos la Fuerza*

            Para la elección del 2021, *Fuerza Social por México* tendrá un presupuesto de 158 millones de pesos, de acuerdo a lo proyectado por el INE; pareciera corto, en comparación con lo dispuesto para los partidos “grandes”: pero la voluntad entusiasta del nuevo partido, seguramente será abrumadora para alcanzar sus objetivos.

            En Sinaloa tendrán a elementos que han participado tanto en actividades políticas como en la administración pública. Por eso, no sería nada descabellado augurar una transformación productiva para el porvenir del estado.

            Y esta situación, seguramente, resquebrajará parte de la estructura del PRI, sobre todo ante el insistente capricho de imponer como candidato al gobierno de Sinaloa a un elemento externo con antecedentes panistas con cierta reputación negativa.

            Si el baluarte de *Fuerza Social por México* es la *CATEME*, no sería quimérico pensar que muchos trabajadores y empleados aglutinados en algunos sindicatos oficialistas se conviertan en simpatizantes de este nuevo partido y, en consecuencia, favorecer con el sufragio a los candidatos que postulen por este lado.

            Estamos a unas semanas de comprobarlo.