sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Noticias

Malova le mete jonrón a la SHCP

El gobernador del estado de Sinaloa, beis malovaMario López Valdez (Malova) pegó un jonron para conducir al equipo del Congreso de la Unión a un aplastante triunfo de 20 carreras contra 11 sobre la novena de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en el tradicional juego de beisbol que se realiza cada año entre los Legisladores, capitaneados por Joel Ayala y los Hacendados, comandados por José Antonio Meade, respectivamente.

El gobernador Malova se voló la barda; Emilio Gamboa detuvo los batazos de Agustín Carstens; Salomón Chertorivski pegó de hit y Meade recibió base por bola, entre las incidencias del encuentro.

El equipo de "Los Legisladores" llegó puntual al diamante para batear y hacer lances. El que aprovechó para "calentar" fue el refuerzo sinaloense, Mario López Valdez, cartensquien se tomaba fotos con las edecanes y hasta les quitaba el polvo de la ropa.

Al mismo tiempo, "Los Hacendados", que portaban camisetas grises, hacían lo propio en el otro extremo del campo.

En la primera entrada, al coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, obtuvo una base por bola; enseguida, el diputado federal Jesús Valdez sacó del campo la bola, dejando en el líder priista la primera carrera.

Al inicio de la segunda entrada, y con la pizarra 5 carreras a 4 a favor de "Los Legisladores", llegó el turno del secretario de Hacienda, José Antonio Meade.
Tenía en el montículo al ex funcionario Carlos Rojas, quien le lanzó la bola en la espalda, por lo que le concedieron la primera base; mientras caminaba hacia ella, Gamboa le gritaba al funcionario: "¡No le dé presupuesto¡".

Al final de la entrada, el manager de "Los Legisladores" entró de corredor emergente en primera base y aprovechó un nuevo home run de Malova para trotar por el diamante y lograr la sexta carrera, entre los aplausos de los presentes, que por cierto eran sus trabajadores.

Latercera y cuarta entrada estuvieran llenas de roletazos, faules hacia atrás y ponchados", pero al final de ésta llegó el gran primera base y gobernador del  Banco de México, Agustín Carstens.

El ex secretario de Hacienda tuvo su turno al bat, solo para probar, para desestresarse, logró un roletazo que fue cachado por Gamboa, quien recibió el grito de Carstens: "En eso no quedamos, eh", mientras el priista sonreía.

Pero el dinamismo de Gamboa sólo obtuvo un freno: una bola rápida que impactó en su mano izquierda, dejándole un moretón en la palma.

El que se mostró como gran figura del "rey de los deportes" fue el secretario de Salud, Salomón Chertorivski, quien en todos sus turnos al bat logró golpear la pelota.

Otro de los más aplaudidos fue el "bateador con ciencia", Enrique Villa Rivera, quien explicaba que su apodo se debía a su cargo de director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Cuatro horas después, en la séptima y última entrada, ya con el marcador 20 carreras a 11, Carstens volvió al bat, se arremangó la camisa azul y golpeó la pelota. Su destino fue nuevamente la manopla del segunda base, Emilio Gamboa, quien dejó  que el corpulento bateador se acercara a primera base para abrazarlo y decirle: "Te prometo que cuando vayas al Senado, batearás puro home run".

Casi  al final del encuentro, Joel Ayala informaba los resultados de la serie: "llevamos tres victorias con esta, dos derrotas y un empate. En la elección federal los doblamos, ya los estamos acostumbrando en lo político, pero también en el beisbol".

Luego de la foto oficial, la comida cortesía del estado de Sinaloa, los acercó más. Ambos equipos degustaron sopes de arrachera, quesadillas, camarones gigantes en salsa tarta, pechuga cordón blue y, los más afortunados, mojarras gigantes. La música de fondo provino del mariachi "Sonidos de América" y la voz de la cantante Aranza.

"Dicen que México está dividido en dos: los que gustan del futbol, el tequila y la trova y otros que prefieren el beisbol, la cerveza y la banda", comentó Malova; esos dos Méxicos convivían en el Gran Salón Federalismo donde la fiesta duró más que el partido.