sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Seis fraudes en 77 años de elecciones presidenciales tienen ariscos a mexicanos

fraudesLa advertencia de Andrés Manuel López Obrador tiene su razón de ser: Seis presuntos fraudes en elecciones presidenciales en la historia política de México son los que tienen ariscos a millones de mexicanos.

Esos timos electorales han sido documentados desde 1929, cuando Plutarco Elías Calles fundó el Partido Nacional Revolucionario (PNR), que después se convirtió en Partido de la Revolución Mexicana (PRM), y remató llamándose Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Han sido 77 años de un PRI fraudulento, violento y antidemocrático que rebasa, por mucho, a la dictadura de Porfirio Díaz, que gobernó el país por más de 30 años.

El primer fraude electoral en la contienda presidencial, se cometió en 1929 en contra de José Vasconcelos Calderón, cuando contendió contra Pascual Ortiz Rubio (impuesto por Calles).

Vasconcelos tenía un gran arrastre popular, pues había sido el fundador de la Educación Pública en el país (fue el primer ministro de la SEP), y creador del lema de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) *_Por mi Raza hablará el Espíritu-*

plutarcoDurante la campaña presidencial, el PNR realizó un acoso y hostigamiento violento en contra de los vasconcelistas a tal grado de llegar al asesinato del estudiante Germán del Campo. La elección se efectuó el 17 de noviembre de 1929 y el día 28, el Congreso de la Unión dio el resultado favorable a Ortiz Rubio. No valieron las protestas y Vasconcelos se refugió en Estados Unidos.

En 1940, el PRM postuló a Manuel Ávila Camacho y su contendiente fue Juan Andrew Almazán postulado por el Partido Revolucionario de Unificación Nacional (PRUN), que aglutinaba jóvenes, universitarios, católicos y viejos revolucionarios del Partido Acción Nacional (PAN), del Partido Antireleccionista y el Partido Laborista.

Los seguidores de Almazán desafiaron, incluso con las armas, a los partidarios de Ávila Camacho. Se produjo un enfrentamiento el día de la elección, 7 de julio de 1940, que dio como resultado 30 muertos y 158 heridos. Los periódicos más importantes del país y del extranjero dieron el triunfo a Almazán y reportaron casos de múltiples irregularidades, listas del padrón alteradas, casillas cerradas, votantes no aparecían en el padrón. Pero al final, os resultados oficiales le dieron a Ávila Camacho el 94 % de los votos y sólo el 5% para Almazán, quien huyó del país perseguido por el Ejército.

El tercer caso de fraude electoral ocurrió en 1952. El PRI postuló a Adolfo Ruíz Cortines, quien contendió contra Miguel Henríquez Guzmán, postulado por la Federación de Partidos del Pueblo Mexicano (FPPM), que, en principio era apoyada por Lázaro Cárdenas para impedir la reelección de Miguel Alemán. En la contienda electoral participaron también Vicente Lombardo Toledano del Partido Popular (PP) y Efraín González Luna, del PAN.

Alemán ejerció censura, represión y autoritarismo. Periodistas de “Novedades” y de “El Universal” fueron “invitados” a retirarse de sus labores por instrucciones del Gobierno. El teatro “Lírico” fue clausurado por la sátira política que hacía el cómico Jesús Martínez “Palillo”. Los mineros de Nueva Rosita, Coahuila fueron reprimidos con violencia y desalojados del Zócalo, enviados en vagones ferroviarios que se utilizaban para el ganado.

Durante la campaña política se emprendió una serie de calumnias y difamaciones en contra de Henríquez Guzmán. Pero, no contra Lombardo Toledano ni contra González Luna, a quienes se les consideraba comunistas y reaccionarios.

El 6 de julio fue la elección y otra vez muchas irregularidades: coacción del voto, presidentes de casillas únicos del PRI, brigadas ambulantes de votantes priistas. Sin embargo, Henríquez Guzmán sumaba más votos y el 7 de julio los simpatizantes se reunieron en la Alameda Central para festejar el triunfo, pero fueron reprimidos brutalmente por la policía.

En 1958, Adolfo López Mateos contendió por el PRI contra Luis H. Álvarez, del PAN. Los azules sufrieron agresiones constantes y Álvarez sufrió amenazas de muerte a tal grado que pasó una noche en una cárcel de Zacatecas para protegerse.

La elección fue el 6 de julio y se reportaron los hechos de fraude como electores con varias credenciales votando en varias casillas. Clausura de casillas en diferentes distritos, repartición de credenciales el día de la elección. Al PAN le reconocieron 9.4% de la votación y al PRI 90.6%

En 1988 todavía se recordaba la mano dura de Gustavo Díaz Ordaz. Había nacido el Frente Democrático Nacional, con políticos que habían permanecido en el PRI por varios años, como Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo.

El PRI postuló a Carlos Salinas de Gortari, el FDN a Cuauhtémoc Cárdenas, el PAN a Manuel de Jesús Clouthier del Rincón. Y participaron también Rosario Ibarra de Piedra del Partido Revolucionarios de los Trabajadores (PRT) y Gumersindo Magaña del Partido demócrata Mexicano (PDM).

Fue una elección que se recuerda por la dichosa “Caída del sistema” (se suspendió el conteo de los votos, cundo Cárdenas iba arriba en la suma de votos. El resultado oficial fue de 50.35% de votación para Salinas; 31.12 % para Cárdenas; 17.07 para Clouthier, quién fue encañonado por militares del Ejército durante una protesta frente al palacio de Bellas Artes.

Y el más reciente fraude electoral en 2006, pero ahora propiciado por un gobierno panista coludido con el PRI, permitió que Felipe Calderón Hinojosa asumiera la presidencia con una votación oficial del 35.89%, contra 35.29% de López Obrador. El día de la votación, el dichoso Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) daba ventaja a López Obrador, postulado por el PRD, pero pasada la medianoche, el resultado le dio vuelta y Calderón obtuvo una diferencia favorable de 0.60% de la votación.

Con esos antecedentes, pero ahora con mayor información en los medios de comunicación y en las redes sociales, la población mexicana está a la expectativa de que el PRI-Gobierno pueda recurrir al fraude para mantenerse en el Poder.

Por eso la ADVERTENCIA de López Obrador: Si se atreven a hacer un fraude electoral…a ver quién va a amarrar al tigre. El que suelte el tigre que lo amarre…”