sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Enrique Velázquez Martínez

Reforma Educativa /Tan malo el pinto como el colorado /

Tan malo el pinto como el colorado

La Reforma Educativa

Recuerdo aquel aciago y lejano día en que a Fidel Castró se le criticó por decir que en México los infantes conocían más al "Ratón Miguelito" que a sus héroes nacionales. Aunque, se le criticó sin razón, pues dicen que la verdad no peca pero incomoda. Nada ha cambiado, nuestros niños siguen padeciendo la ineficiencia de los profesores, el ausentismo, su falta de profesionalismo, su falta de dedicación, su amor a la carrera que eligieron. Por supuesto que hay excepciones y muy honrosas, pero lamentablemente son las menos. En carne propia he vivido esas mediocridades docentes, pues mis hijas tuvieron que pasar por la educación primaria y, al paso de los años, nada ha evolucionado.

      El Ejecutivo Nacional ha tenido el atino de enviar una propuesta educativa que tanto le hace falta al país. La misión, desde el maestro José Vasconcelos de hacer una universidad como país, es plausible. Se trata de que nuestros maestros y, por tanto, sus alumnos, salgan con unos conocimientos dignos de nuestra historia, de nuestro país. O sea, que el maestro se dedique a en-se-ñar, y el niño a a-pren-der: ¿o es muy difícil la fórmula.

      Por ejemplo, si cualquier ciudadano promedio sale, con el mayor optimismo, a conseguir empleo, seguramente tendrá que competir con varias personas. Sin embargo, sus conocimientos y currículum le dará un respaldo (ya si el empresario le da migajas de salario es otro tema). El empleador escogerá al mejor y éste, tendrá que poner todo el entusiasmo para quedarse el mayor tiempo posible en ese hipotético puesto. Es decir, el patrón escogerá al más preparado, al más eficiente, al más redituable, al mejor en una palabra. ¿Es diferente el empleo del maestro?

      Existen muchos profesores que dejan mucho que desear en cuanto a su desempeño. ¿Será mucho pedirles que se superen día con día? Si no es así, alguien más apto los sustituirá, porque lo que es más importante para el país es la educación primaria... ¿me equivoco?

      Pero, ¿cuánto gana un maestro? El salario más bajo es de 6 mil pesos mensuales, y con la mentada "carrera magisterial" puede ir subiendo hasta llegar a los 14 mil mensuales. Claro, siempre y cuando tenga una plaza, porque la mayoría de los profesores cuentan con dos plazas. O sea que eso 6 mil pesos se convierten en 12 mil, y los 14 se convierten en 28 mil

      ¿Merecen entonces que salgan a las calles a protestar porque el gobierno y nosotros queremos que sean más eficientes? Si es así, entonces deberían conminar a los obreros a que cierren fábricas, empresas, hoteles, radiodifusoras, aeropuertos y recintos legislativos; a que ocupen las calles, provoquen tráfico en la ciudad y mantengan un plantón indefinido en la Plaza de la Constitución, ya que ese lamentable ejército de obreros sobrevivien con un insultante salario mínimo de ¡65 pesos al día! También deberían de invitar a las trabajadoras domésticas que ni salario fijo ni seguridad social tienen; y en general a todo trabajador que ronde por los seis mil pesos al mes, para que su contingente sea de más peso, pues las demandas serían las mismas. (aunque cabe recordar que el profesor es el único empleado que disfruta de más vacaciones pagadas -semana santa, término de año lectivo y navidad- que ningún otro trabajador).

      ¿Y qué hay de la contraparte que diseñó la Reforma Educativa? No hay duda que tiene razón en la mentada reforma, pero ¿Quién la diseñó? No basta con las buenas intenciones. Se necesita que personal preparado para esos menesteres sea quien "meta mano" en la mentada reforma. Están dos grandes pilares nacionales que se llaman UNAM e IPN, está el Tecnológico de Monterrey, la UDLA, Universidad La Salle, la Ibero, están grandes instituciones que pueden ser CONSULTADAS para que esa reforma educativa tenga pies y cabeza, y no sea Chuayffet, Osorio Chong, Rosario Robles o demás mediocridades que se encargaron de realizar los libros de texto con incontables errores... ¡es una vergüenza!

       La Reforma Educativa (y cualquier reforma) es necesaria para el país, pero lamentablemente para mi pobre nación, ni uno ni otro bando tiene los arreos para sacar al México de su tercermundismo educativo. Esperemos que con más detalle lo explique un hombre de conocimientos y cercano al Ejecutivo en su próxima entrevista para este medio: David López.